viernes, 8 de septiembre de 2017

Odio y vacancia sobre PPK

Por: Raúl Herrera Soria

Desde el Parlamento Nacional ha salido un sujeto que busca notoriedad al solicitar la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Oscuro, desconocido, y no cabe duda, que instrumento de los demás, este sujeto propuso la salida del Primer Mandatario.

Sin embargo, hablando bajito, en tono de susurro nefasto, se comenta y se atribuye el comentario a los fujimoristas sobre esta vacancia promovida por Fuerza Popular. El tema parece pasar de rumor a algo cierto, lamentablemente cierto. Preparar un escenario como este sencillamente huele a fatal para esta democracia vapuleada por todos, incluyendo a los políticos.   

El fantasma de la vacancia camina cerca, es cierto, y es que esta versión se sustenta en la abusiva y altisonante mayoría parlamentaria que atropella al amparo de las circunstancias políticas. Los Poderes parecen estar desequilibrados en el Estado peruano y esto avanza hacia propósitos irrespetuosos que descubren agendas agresivas en las que se ocupan de sobre PPK y su gobierno.

Ya me hace pensar que más fueron los temores en su accionar que deseos de ampliar la base de la gobernabilidad por los que PPK haya cedido algunos cargos importantes a la oposición, y ahí están las entregas a fujimoristas para posesionarse en los mandos de la Defensoría del Pueblo, la SUNAT y el  Banco Central de Reserva; solamente por citar algunos puntos emblemáticos de este escenario complicado.

Loreto no está al margen de este debilitamiento pepekausista, todo un accionar asolapado entre el silencio cómplice de los políticos regionales que quizá aguardan con mayor tolerancia de la acostumbrada una recuperación del gobierno. Pero esto no quiere decir que las cosas estén mejor acá que allá. El fujimorismo parece tomar más cuerpo de lo que nos imaginamos en esta parte de la Amazonía. Los grupos de apoyo y la misma militancia del partido de gobierno ha mostrado incapacidad de reacción ante este escenario.

Me parece tremendamente crítica la situación, y por el bien de todos no se debe mirar con tanta pasividad este momento. PPK no parece tener pronto la superación del mal momento de su inicio de gobierno y se enreda en los argumentos que la oposición requiere para solicitar su vacancia.

Se insiste, y esto de forma cada vez más seguida que PPK podría ser vacado estar sufriendo una enfermedad grave, tal como lo señala como causal la Constitución Política del Estado. Algunos ligeros lo califican de demente senil, es decir que vive  una locura propia de la vejez que lo aqueja y por lo que estaría incapacitado para el ejercicio del cargo.

El Congreso de la República pretende derrocar constitucionalmente a PPK, y eso no es bueno a pesar de que algunas condiciones parecen darse de manera irreversible. Una condición es el conjunto de escándalos políticos en el que está cercado el presidente, la otra el inocultable deseo de vacarlo de la mayoría parlamentaria.

El siguiente paso, con que se argumentaría la vacancia del Mandatario sería que la ola de protesta reaparezca en las calles no con maestros demandando soluciones a sus temas sino que la población reclame una crisis profunda de la economía en un escenario de una huelga general donde nada funcione, que el sistema esté totalmente paralizado y que solamente le quede a PPK el camino de las vacaciones sin retorno.


El país necesita otro clima, requiere que sus representantes estén a la altura de sus responsabilidades, que depongan sus intereses particulares partidarios y se interesen por el equilibro en las funciones de los Poderes del Estado, aunque esto suena a utopía, es necesario intentar un país sin prepotencia y sin odios ni rencores.

viernes, 4 de noviembre de 2016

EVASIÓN DE IMPUESTOS Y VIOLENCIA FINANCIERA A LA COLOMBIANA

Por: Raúl Herrera Soria

Cuando en Lima se siente como una amenaza a la tranquilidad social, aquí en Iquitos el caso ya fue a mayores. Varios de los actores de este tema están seriamente agraviados o hay otros que ya tuvieron problemas con la policía. La usura desborda el control ante la pasividad y complacencia de todos.

Los colombianos, éstos colombianos que andan por estos lares “trabajando” sin permisos de Ley, en busca de mejores oportunidades económicas llegaron al Perú por el río Amazonas para “financiar” mediante préstamos a personas naturales con negocio, aplicando una tasa de interés sumamente alta. Es decir en un verdadero aprovechamiento de la necesidad y la usura como una práctica corriente y abierta.

Pero eso no es todo. La ilegal presencia de estos ciudadanos colombianos se agrava con la práctica de la usura y la violencia que se da sobre sus clientes ante la morosidad. Iquitos y otras ciudades de la Amazonía tienen el triste “privilegio” de haber sido elegidas como las primeras en esta práctica ahora extendida hacia el resto del país.

El gota a gota, como llaman a esta modalidad de usura es conducida por ciudadanos colombianos que han puesto por los suelos el bien ganado prestigio de los naturales de este vecino país, por sus modales sumamente incorrectos. Se trataría de personas que al parecer han sido desplazadas por las guerrillas o de criminales escapados de las interioridades de grupos del sicariato y narcotráfico. 

Los usureros abren las puertas al crédito con facilidades increíbles, donde solamente basta presentar su DNI y el dinero contante y sonante es entregado al instante. De entonces para adelante comienzan las porfías para el pago que van desde la sonrisa inicial hasta los escandalosos cobros con violencia y armas de fuego. 

Las cuotas por este crédito se exigen pagar diariamente, y el sufrimiento es una tortura larga con acreencias recargadas con el 20 por ciento. Es decir un abuso con prepotencia, violencia y con la complacencia de un Estado que en su Código Penal no contempla la cárcel para el delito de la usura. Aquí lo delictuoso va hasta la evasión tributaria ya que este tipo de actividades están sujetas al pago de impuestos. 

lunes, 17 de octubre de 2016

LA PUNTA DEL HILO…PPK Y EL SALPICADO DE CORRUPCIÓN

Por:  Raúl Herrera Soria




La revelación de audios de contenido grave, en los últimos días no hace otra cosa que descubrir la punta del hilo que podría conducir al ovillo y con ello poner al claro la existencia de una marcada organización que articula la corrupción en las interioridades del gobierno de PPK.

Carlos Moreno y sus amigos planeando formas de enriquecerse aprovechando las carencias del Estado y las necesidades de los usuarios de los servicios hospitalarios públicos, es parte de un cuadro penoso, más aún cuando se trata de un gobierno que resulta de un respaldo de “todas (las organizaciones políticas) menos una” que en la pasada campaña electoral de la segunda vuelta presidencial, dieron su apoyo a Kuczynski por su abierta posición al lado de la anticorrupción.

Esto lleva a reafirmar lo que muchos temían encontrar en este gobierno de PPK: Más de lo mismo. Desde antes, la corrupción extendida y escondida durante la campaña en la que a decir de uno de los próximos a la cúpula pepekausista se compraron cupos como el que obtuvo el hermano del gobernador Fernando Meléndez, a través de pagos diferidos por contratos para ejecutar obras de un hospital en Loreto donde encajaba bien la figura de Gilbert Violeta, próximo a PPK y activo organizador de la campaña, quien sería el lobista para la contratación de la constructora y la de Carlos Moreno, el exconsejero del presidente de la República, quien podría haber sido el que implemente el nosocomio.

Esta fuerte crisis, con pocas y flojas respuestas por parte  del gobierno nacional y del gobierno regional de Loreto, demuestran que este es un mal momento, las reacciones si no son rápidas no sirven mucho, la complicación aumenta y el camino se pone duro desde el comienzo. La corrupción y los entredichos se suman en medio de una primavera y romance con el pueblo que se vuelve más efímera para PPK, hasta para la vigencia de sus más próximos colaboradores, como los asesores que se vieron forzados a renunciar por la presión que ejercen estos descubrimientos.

El presidente PPK a esta hora de su periodo de gestión, debe estar hilando fino y ajustando piezas, replanteando muy temprano su ruta a seguir. No es para aplaudir el mal momento, sino para pensar en serio sobre el futuro del país que vuelve a tener (o sigue teniendo) corrupción en sus más altos niveles de manejo y de decisión.   

jueves, 29 de septiembre de 2016

EL MEJOR CACAO DEL MUNDO NACIÓ EN IQUITOS

Por: Raúl Herrera Soria


El patito feo es el cuento infantil, donde el principal personaje fantásticamente cambia de esa condición a la de un patito bello, hermoso. Explicando más o menos ese guión, tomando esa analogía titula y explica el diario EL COMERCIO de Ecuador la evolución de una variedad de cacao clonado al que se ha denominado con las siglas CCN-51.

La historia podría ser irrelevante pero se vincula a nuestra realidad y nuestras posibilidades de crecimiento. El cacao es una alternativa económica irrefutable en Loreto, las inversiones en Tamshiyacu así se proyectan y frente a esto han surgido con muchos pretextos algunos aspectos contrariantes que con seguridad serán superados.

La mencionada publicación habla que en “un mundo de exquisitos aromas y sabores, el CCN-51, el cacao clonado ecuatoriano, rechazado en principio por su acidez, conquista a los chocolateros del mundo y emerge como estrella en los mercados del grano”, sin embargo en la trayectoria de la explicación y el comentario se llega a tocar aspectos que implican la actividad agroforestal y económica de este grano en el Mundo.

Dice -refiriéndose a esta variedad de cacao- que es el “patito feo” transformado en “cisne” que fue rechazado al principio y ahora envidiado por su calidad, resistencia y productividad que hizo de Ecuador uno de los líderes mundiales del sector, contribuyendo a este crecimiento con bases reconocidas en cifras oficiales.

El cacao es una de las prodigiosas plantas oriundas de la Amazonía que, en esta etapa de la humanidad, se proyecta como punto de apoyo para el crecimiento de la economía de los pueblos de Loreto, que dicho sea de paso atraviesan una de las más severas crisis de su historia con la caída irreversible de la explotación petrolera y la inhabilitación de la actividad forestal.

El tema debe interesar a los peruanos y particularmente a los loretanos, porque este aplaudido cacao que se luce exquisito y cotizado en los mejores paladares chocolateros del mundo es conocido como el cacao nativo, un grano originario de Iquitos y de la cuenca del Amazonas. El mismo diario El Comercio describe con claridad que “el agrónomo ecuatoriano Homero Castro hizo un injerto de varias cepas de cacao para combatir las plagas que azotaban los cultivos de cacao tradicional. El resultado fue el CCN-51 (Colección Castro Naranjal), un clon resistente a los males, creado a partir de cepas Iquitos (ecuatoriano-peruana, 45,4%), Criollo (Amazonia, 22,2%) y Amelonado (Ghana y Centroamérica, 21,5%). Pero la industria internacional marginó a esa variedad por su acidez y astringencia, unas características que reñían con la fama mundial del cacao fino y de aroma conocido como "nacional" o "de arriba", algo que más pronto que tarde los cultivadores descubrieron la forma para contrarrestar su acidez.

Una explicación que tiene el otro lado de la moneda, se presenta en el momento que se produce una alta producción y se comprueban las exquisiteces de esta variedad, comentándose que el CCN-51 tiene un "sabor elegante y más manteca que se derrite bien en la boca".

Ecuador se ha proyectado firme a un mercado internacional, especialmente europeo, con un producto que es similar al que actualmente se desarrolla en los cultivos de cacao en Tamshiyacu, donde la empresa Cacao del Perú Norte se ha puesto sobre los hombros un reto sumamente difícil, que es posesionarse en la producción de granos de calidad para competir con otros exportadores.

Esta opción es sumamente interesante, aunque igual que en muchos lugares, encontrará sus opositores, pero sin embargo el Proyecto Cacao en Tamshiyacu ha generado un nuevo giro a la historia, ha establecido una nueva base económica para el desarrollo sostenible en Loreto con acciones amigables con la naturaleza y el ambiente. El cacao ecuatoriano es el orgullo de agricultores e hijos de ese país y de América, pero lo que queda claro que esa variedad se ha logrado como resultado de un clon donde el patrón genético es peruano, es de Iquitos. Con lo que se quiere decir que el mejor cacao del mundo es loretano.



Bibliografía:
Información referencial del artículo El cacao CCN-51 pasó de patito feo a cisne de la producción ecuatoriana
publicado por el Diario EL COMERCIO en la siguiente 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

LA CRISIS ECONÓMICA EN LORETO Y LAS ONGs DE POR MEDIO

Por: Raúl Herrera Soria




El reconocimiento al cacao como especie originaria de la Amazonía le da mayor fortaleza al sentido de crecimiento de la actividad productiva, pero advierte la necesidad de brindarle mayor importancia al tema de los cultivos que se desarrollan en las plantaciones de Tamshiyacu.

Sin lugar a duda, de acuerdo a la expresado por  la empresa Cacao del Perú Norte, ésta apostó por una inversión para una producción a escala mayor en esos predios con el conocimiento de la rentabilidad de un producto que siendo así será capaz de darle un cambio a la dinámica económico y social de Tamshiyacu y será un modelo en el que hay que fijarse para replicarlo en cualquier otro escenario de Loreto.

Bien advertidos estamos, aunque suene a repetitivo, que la crisis del petróleo está llevando a situaciones extremas donde se fijan factores como la caída del precio del barril de crudo en el mercado internacional, la baja de la producción y el estancamiento de su transporte por el oleoducto hasta los grandes centros de refinación de la costa peruana, lo que finalmente profundiza la debacle y los estertores del boom petrolero.

Ayer fue bonanza, ahora son solamente recuerdos y lamentaciones; los tiempos ahora son diferentes, son duros y hasta complicados para los nuevos caminos que se deban emprender, más aún cuando en medio de las dificultades está la palabra y el pregón de las ONG ambientalistas que llegan con varios nombres y formas, actuando casi siempre detrás de mascarones en los que se oponen a cualquier proceso de crecimiento alterno.    

Lo del cacao es una realidad expresada con resultados en la selva cusqueña, en la selva central, en San Martín, en Amazonas y en algunas poblaciones de Loreto, siendo importante considerar que lo de Tamshiyacu es una ruta de desarrollo hacia un horizonte mayor. Y ahí hay detalles que resaltar.

Uno de los principales productos en siembra es la variedad del llamado cacao nativo, todo un emblema que se ha distinguido por su condición de originario, tanto es así que los investigadores lo identifican por sus siglas IMC que dichas en inglés es Iquitos Marañón Collection, señalando que sus primera apariciones se dieron entre esta ciudad y los bosques de estas cuencas, desde donde migró a muchos lugares del Perú y el mundo.

Las cualidades y calidades de este cacao nadie ha discutido al contrario es muy bien apreciado por ser el patrón de donde se reproducen otras especies cotizadas por su aroma y sabor.

El cacao, increíblemente, en su proceso productivo es atacado con desinformación y otros argumentos que solamente crean confusión, y los ataques llegan desde el lado de ONGs que infelizmente solamente han señalado un camino cargado de obstrucción. Lo que el país necesita, y particularmente Loreto, es la urgente implementación de proyectos que apunten a combatir el desempleo y con ello aplacar el hambre y la pobreza de sus pobladores.    

sábado, 27 de agosto de 2016

NUEVOS TIEMPOS: EN LA MESA DE TRABAJO FORESTALES, ONGs Y EL GOBIERNO

Por: Raúl Herrera Soria


El gobierno del expresidente Ollanta Humala dejó al país en medio de una crisis económica acentuada por la carencia de puestos de trabajo y una economía frenada. Particularmente en Loreto la situación es más sentida debido a la disminución de las asignaciones del canon petrolero y otras rentas que ayudan a mejorar o sostener el funcionamiento de los estamentos de gobierno (regional y local) que tiene el Estado peruano.

La desesperante situación hizo que hace unos meses, en los últimos que le restaban a Humala, las municipalidades y el Gobierno Regional loretanos hicieran un llamado de urgencia para buscar fondos de compensación a los dineros no recibidos, y Las organizaciones dedicadas a la actividad forestal y otras disciplinas fijadas en aspectos de producción tuvieron que solicitar sean destrabados los mecanismos burocráticos que prácticamente llevaron a la bancarrota a los actores forestales.

Lo primero parece haberse encaminado a la solución con el inicio del cumplimiento del gobierno de PPK que cuál salvavidas dispuso la transferencia de una cantidad de millones de soles que no soluciona plenamente pero si ayuda en la crisis a los organismos estatales (Municipalidades y Gobierno Regional) loretanos.

Pero en el caso de la actividad privada, la sesgada actitud del gobierno humalista, con escasa vocación de promoción a la inversión no estatal, la ha llevado a la virtual bancarrota a los forestales que buscan que sean destrabadas las normas atentatorias que son administradas desde el Ministerio del Ambiente y desde Agricultura, donde se atornillaron personajes fuertemente vinculados a las ONGs ambientalistas de actitud extrema que le han puesto obstáculos a todo tipo de propuesta de alternativa.

La instalación en Iquitos de una mesa de trabajo forestal para el próximo 2 de septiembre, ya es un adelanto en el proceso de recuperación de la actividad maderera en un escenario donde se tiene expectativas cifradas por los nuevos personajes que representan al Estado con una actitud diferente, con una visión más coherente con la vida y el bienestar de las personas a través de una justa y correcta aplicación de políticas para un desarrollo sostenible.


El Perú necesita de palabras, gestos y hechos que le lleven a un crecimiento en el que los principales actores sean sus pobladores con capacidad de gastar y contribuir a resolver sus problemas de educación, alimentación, salud y bienestar en general. Claro, existen compromisos del Estado peruano con los organismos internacionales por el control del ambiente y la contribución con el equilibrio de la biodiversidad, pero con el respeto a la persona humana como elemento principal del planeta.    

sábado, 20 de agosto de 2016

LA CARRETERA POR LA QUE YA COMIENZAN A RENEGAR


Por: Raúl Herrera Soria

La propuesta del presidente Pedro Pablo Kuczynski de construir una carretera que integre a Iquitos con el resto del Perú es sin lugar a dudas, para los amazónicos de esta parte del país, el mejor anuncio de su mensaje de ingreso a su gobierno.

Pero frente a esto, ya aparecieron las reacciones de quienes están interesados en el negocio del medio ambiente. La puesta en ejecución y  su realización no solamente mejorará las condiciones sociales sino que también económicas  de los pobladores y las poblaciones asentadas en la zona de influencia por donde pase la proyectada carretera.

No está de más recordar que una vía de estas características le dará otro sentido a la vida de los loretanos. Ampliará la frontera vial, tan recortada para los loretanos que carecen de herramientas como las carreteras que traen consigo mejoras en la economía y el interés de la inversión privada, de la que no se debe tener pánico ni enojo porque con ella se viene la generación de nuevas oportunidades.

Además habrá posibilidad de redescubrir espejos de agua para el uso en cultivos acuícolas, de sembríos agrícolas o forestales y de abrir la oportunidad del crecimiento social y económico de esas personas profundamente empobrecidas en medio de bosques inertes e improductivos.

Los ambientalistas, apelan su oposición al proyecto argumentando el impacto ecológico que una construcción de estas características ocasiona en el ambiente. Moisés Panduro, constante analista de estos temas, ha comentado en su cuenta del Facebook que “este proyecto debe constituirse en un modelo peruano de "carretera verde". No solo es el trazo de la vía, el proyecto debe tener un contenido integral, ser socialmente viable, ambientalmente armónico con la naturaleza, técnicamente consistente a partir de las lecciones aprendidas en todo el mundo”.

Los más pobres están en medio de esos bosques, a los que no se dañará, que no tienen acceso a mejoras en su situación económica, que viven en pobreza por falta de trabajo, educación, salud (hombres y mujeres de toda edad con hemoglobina muy por debajo de los permisible, con anemia crónica), con una desconexión con la modernidad y la tecnología. Para ellos se le presenta la oportunidad.

Esas y otras razones conducen a la defensa del proyecto carretero. Pero eso sí, para hacer una obra de estas cualidades se necesita ser respetuoso del ambiente, del equilibrio de la naturaleza y ser coherente con el desarrollo de las sociedades peruanas y una en particular que es la sociedad de Loreto que necesita un desarrollo sostenible, que no es otra cosa que el progreso con soporte de manejo equilibrado de la naturaleza y teniendo al hombre que es el ser privilegiado sobre las plantas y los animales.


Por otra parte, la defensa de los pueblos originarios es una acción necesaria, es un deber del Estado cuidar la vida y el bienestar de ellos, pero al hacerlo debe esgrimirse conceptos mejor ubicados en el tiempo y argumentos más honestos con la realidad y las propiedades en la que el Estado, que somos todos nosotros, tiene parte determinante.